una niña examinando el campo de trigo

Instrucciones

Cómo cultivar granos

Los niños son curiosos, así que cuando pregunten "¿cómo se hace mi cereal? ¿cómo crece?" puedes decirles que el cereal viene de los granos y enseñarles a cultivar sus propias semillas. De acuerdo, puede tomar algo de tiempo, pero será divertido. Ni siquiera necesitas un gran jardín, un poco de tierra en una maceta será suficiente. ¡Sigan nuestra guía paso a paso y se convertirán en pequeños agricultores de inmediato!

Semillas simplificadas

Las semillas de trigo normalmente se consiguen en tiendas de jardinería o en línea.

Revisa que las semillas sean las correctas para la época del año en que estás plantando:

  • El trigo para invierno se planta en el otoño y se cosecha a mediados de mayo.
  • El trigo para primavera se planta en esa misma estación y se cosecha en otoño.

Tanto el trigo de primavera como el de invierno se dividen en:

  • Trigo blando, el cual tiene menos gluten y se usa en galletas y repostería.
  • Trigo duro, el cual tiene altas cantidades de gluten, usado para elaborar pan y el trigo durum para la pasta.

La mejor clase para ti dependerá de la región en donde vives. Vale la pena pedir consejo en la tienda de jardinería donde compraste las semillas.

Dos tazas o recipientes en los cuales hay semillas germinando

¿Sabías

que...?

Illustration ofa bucket of grains

Muchos granos... enteros

Un contenedor con trigo tiene cerca de un millón de granos enteros individuales.

Illustration of a skull made of wheat

La guerra de los granos enteros

El amaranto es un grano entero que era de suma importancia para los aztecas. Así que cuando los españoles los invadieron, Cortés (su líder), intentó destruir a los aztecas prohibiéndoles cultivar el amaranto. ¡Cualquiera que fuese sorprendido cultivándolo, era sentenciado a muerte!

1. La clave está en hacerlo en el momento indicado.

El trigo debe plantarse en la primavera o en el otoño. La época es importante, así que es buena idea anotar en tu calendario la fecha en que deberías plantar tus semillas.

2. Prepara la tierra

Necesitarás tierra buena y enriquecida, así que sería recomendable el uso de abono. (Puedes comprar sacos de abono en los viveros o en las tiendas de materiales de de construcción o podrías hacerlo tú mismo tirando todos los desperdicios de comida en un recipiente para abono. Te tomará algunos meses poderlo usar, pero vale la pena esperar). Asegúrate de que la tierra esté plana, puedes usar una pala o un rastrillo para esto. La mayoría de los niños adoran excavar y usar el rastrillo, ¡así que disfruta verlos jugar!

Ilustración de un niño usando el rastrillo mientras su mamá observa

3. A plantar

Esparce las semillas por la tierra, necesitarás 85 gramos por cada 10 metros cuadrados. ¡Mejor ayuda a tu hijo a hacer esto si no quieres ver crecer trigo en tus rosales!

4. Usa el rastrillo

Usa el rastrillo para cubrir las semillas con la tierra. Ayuda a tus hijos con esto, ya que este trabajo requiere sutileza.

Ilustración de una madre con su hijo esparciendo las semillas en la tierra

5. ¡Espanta a los pájaros!

Probablemente no necesites un espantapájaros, pero si estás plantando en exteriores, necesitarás cubrir las semillas para que los pájaros no se las coman.

6. Solo agrega agua

Asegúrate de que las semillas reciban suficiente agua, si no llueve, riégalas una vez al día. (¿Por qué no darle a tus hijos su propia regadera pequeña?) Si sales, en vez de pedirle a tus vecinos que rieguen tu sembradío, puedes usar un regador automático. Puedes elegir un sistema sencillo y barato en una tienda de jardinería o de materiales de construcción cercana.

Ilustración de un niño regando las plantas mientras su mamá observa

7. ¡Míralos crecer!

Sé paciente y antes de que lo esperes verás los primeros brotes verdes. Para mediados del verano (o un poco después para el trigo de primavera) el color de los tallos cambiará de verde a amarillo o café. Y las cabezas se volverán pesadas con granos y comenzarán a inclinarse. Así que ahora tienes tu propio sembradío de trigo, ¿y qué harás con él? Bueno, puedes cosecharlo y preparar tu propia harina. O también puedes sentarte y admirar tus campos dorados de trigo, realmente se ven fantásticos y es un complemento inusual a tu jardín o al exterior de tu casa.

Ilustración de una mamá con su hijo observando las plantitas

    marcas de cerealesy productos